¿Quién no se acuerda de ese adorable animalito?
"Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
Lo dejo suelto y se va al prado y acaricia tibiamente, rozándolas apenas,las florecillas rosas, celestes y gualdas. Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe en no sé qué cascabeleo ideal” ?

Sin duda, esa historia que se lanzó de forma completa en 1917 se convirtió en un clásico de la literatura infantil por su perfil sencillo y transparente que puede cautivar tanto a un niño como a un adulto.
A través de esta narración repleta de metáforas, el autor español y premio Nobel de Literatura 1956, nos convierte en testigos de la vida de Platero, un personaje que, con el tiempo, se transformó en un ser mítico capaz de conmover y entretener a lectores de todas las edades.
A medida que uno conoce la historia, descubre que a este tierno burro de ojos negros le encantan las frutas y ama trotar por el prado rodeado de flores.

Pero el relato ofrece algo más que una serie de detalles sobre su aspecto o personalidad: también revela la amistad existente entre él y su dueño quien, en este caso, es el narrador. Jiménez se inspira en Platero para contar anécdotas de ambos y reconstruir un año en el que, juntos, compartieron vivencias, apreciaron la naturaleza y, en definitiva, disfrutaron la vida. Platero consiguió hacerse inmortal a través del recuerdo.

COMENTARIOS:


"Una maravillosa y conmovedora narración lírica. Una muestra de lo riquísima que es nuestra lengua."

"Una gran obra, que todo lector debería leer. Realmente vale la pena. Tiene hermosas descripciones, y muy bien hechas. "

"Describe las cosas de tal manera, que es como si las estuvieras viendo in situ, que belleza de escritura.. " Mas comentarios



COMPRAR ONLINE